ARISTÓTELES

Somos lo que hacemos día a día.
De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito.